cabecera
flecha Inicio
El Texto Iluminado
Fantasmagoría

3 febrero al 3 marzo 2009
cartel
Cines Moderno. Plaza Martínez Zaporta, 5. Logroño
20,00 h
Abonos: 10 €. Localidades: 3 €
Podrán adquirirse en la taquilla de los cines Moderno,
los días de las proyecciones.
¡SUSPENSE!¡SUSPENSE!
The Innocents. 1961. U.K. Archilles Productions/Twentieth Century-Fox. 96'. V.O.S.E.
3 DE FEBRERO DE 2009
EL FANTASMA Y LA SEÑORA MUIREL FANTASMA Y LA
SEÑORA MUIR

The Ghost and Mrs. Muir. 1947. EE UU. Fred Kohlmar/Twentieth Century-Fox. 104'. V.O.S.E.
10 DE FEBRERO DE 2009
EL OTROEL OTRO
The Other. 1972. EE.UU. Twentieth Century-Fox. 100'. V.O.S.E.
17 DE FEBRERO DE 2009
A VIDA O MUERTEA VIDA O MUERTE
A Matter of Life and Death. 1946. U.K. Archers of England/J. Arthur Rank Films 104'. V.O.S.E.
24 DE FEBRERO DE 2009
LA MANSIÓN ENCANTADALA MANSIÓN ENCANTADA
The Haunting. 1963. EE. UU. Argyle Enterprises/Metro-Goldwyn-Mayer. 113'. V.O.S.E.
3 DE MARZO DE 2009

A VECES... VEO PELÍCULAS

Este año vamos en busca del ‘fantasma perfecto’. La literatura y el cine fabrican fantasmas, con imágenes y con palabras respectivamente, pero no se trata de factorías estancas. Las palabras de los textos escritos generan imágenes inmediatas, latentes (una adaptación cinematográfica es la exposición de esa latencia) y las imágenes de los textos filmados multiplican fuera de la pantalla las narraciones y variaciones sobre los hechos contemplados; es decir, generan más palabras que –a su vez– constituyen fantasmas complementarios.

El cine sacó a la luz (la paradójica luz del cine: fulgurante y umbrosa) fantasmas propios y fantasmas heredados –como los que habitan los castillos familiares– de la ficción literaria. Y aún más: también convirtió a sus nuevos espectadores –espectadores, hasta ese momento, de la literatura, de la pintura o del teatro– en una suerte de observadores igualmente espectrales, que al contacto con el fantasma habrían de llegar a dudar de su propia consistencia y experiencia. Que habrían de llegar a palparse el cuerpo en la butaca, y aún después. Alejandro Amenábar lo explicó muy bien en LOS OTROS (2001): por defecto, el espectador de cine está siempre del lado del fantasma. Es solidario con él. Delante de una pantalla de cine, los OTROS somos nosOTROS.

El cine extendió la sábana tradicional del fantasma para convertirla en un lienzo de plata y proyectar sobre su superficie espectros de variada naturaleza e inédita perfección técnica. Los textos de la edición 2009 merecerían ser iluminados por la luz trémula de una linterna mágica, o más propiamente, por una de sus más espectaculares evoluciones: aquellos aparatos de proyección que Etienne Gaspar Robertson utilizaba para conseguir sus famosas “Fantasmagorías”, uno de los shows audiovisuales más célebres del siglo XIX, nutrido ya en buena parte por narraciones de fantasmas procedentes de los repertorios del gothic y del grand guignol. Con la fotografía y la cinematografía, los fantasmas dejaron de decirse para mostrarse, como una realidad al alcance de la mano. Henry James publicó LA VUELTA DE TUERCA –un texto surtido con todos los fantasmas, los del narrador, los de los personajes, los de los lectores y en su reescritura cinematográfica con los de los espectadores– en 1898, cuando aún se recordaban las fantasmagorías del físico belga y hacía sólo tres años que los fantasmas del cinematógrafo habitaban entre nosotros.

Por eso vamos a cruzar el umbral del ciclo de este año con ¡SUSPENSE!, título por el que se conoció en España a LOS INOCENTES en que Jack Clayton convirtiera la tuerca de Henry James. ¡SUSPENSE! (1961) es un desafío formidable para el punto de vista y de entendimiento del espectador. Hace mucho tiempo que queríamos tener esta película en El Texto Iluminado, pues como en pocas adaptaciones de la literatura al cine corren los fantasmas del relato tantos riesgos (intelectuales y mórbidos) en la transferencia. El haberla, por fin, conseguido ha organizado el tono de las siguientes sesiones y puesto en orden los demás fantasmas, que aparecen afiliados a diferentes literaturas y cinematografías, gozan de diferentes edades y están generados por distintos formatos fantasmagóricos. EL FANTASMA Y LA SEÑORA MUIR (1947) y A VIDA O MUERTE (1946) –realmente “a vida y muerte”, en su título original– liberan fantasmas románticos, en blanco y negro o en color (y A VIDA O MUERTE, en blanco y negro y en color). Fantasmas ensoñados y enamoradizos, que atraviesan el tiempo y la muerte. EL OTRO (1972) pone en circulación al fantasma hermano, al doble, y está basada en una novela del ‘doble’ escritor del actor Tom Tryon. Y LA MANSIÓN ENCANTADA (1963) –no confundir con su doble de hace unos pocos años– ejemplifica la metástasis arquitectónica de un fantasma. A su condición fantasmagórica, añaden las cinco películas su condición –material y comprobable– de obras maestras.

Las cinco fantasmagorías seleccionadas han disfrutado de progenie, prueba de su vitalidad, mucho más poderosa que nuestras vidas –como viene a decir McConnell en su cita–. La mayor irradiación corresponde, claro está, a la vuelta y más vueltas de tuerca. El relato original de Henry James disfruta de remakes, de versiones en otro campo, de secuelas y hasta de ¡antecedentes! ¿Cuál es la razón de pervivencia del fantasma de James ¡en el cine español!, más adaptado que muchos escritores españoles? Sólo de LA VUELTA DE TUERCA existen dos versiones domésticas, bien distintas, por cierto y muy curiosas ambas: la homónima que hizo Eloy de la Iglesia en 1985 y la que –con el título de EL CELO– acometió Antoni Eloy en 1999. Pero es que LOS PAPELES DE ASPERN cuenta con una muy estimable versión de Jordi Cadena, dirigida en 1991. Benjamín Britten compuso en 1954 su ópera de cámara DIE DREHUNG DER SCHRAUBE; en 1971, Michael Winner se atrevió a imaginar la relación previa entre Peter Quint y Misse Jessel en el ‘apócrifo’ LOS ÚLTIMOS JUEGOS PROHIBIDOS (THE NIGTHCOMERS)y en 1973 Dan Curtis realizó una primera adaptación televisiva. Hablando de televisión: en un par de capítulos de la excelente western-serie de la HBO DEADWOOD (2004) –que trata de los fantasmas, de los ‘muertos’, del Oeste como género–, Flora y Miles, algo más crecidos, (se) aparecían por el local de Al Swearengen. La película de Mankiewickz también daría lugar a una serie homónima: 50 episodios emitidos entre 1968 y 1970 con Hope Lang como Carolyn Muir y Edward Mulhare como el fantasma del capitán Daniel Gregg; una serie que en 1968, por cierto, sería objeto de una novelización de la mano de Alice Denma. De todas formas, Lucy Muir (la Gene Tierney más hermosa) ya acababa siendo novelista, al dictado del Capitán Gregg. A VIDA O MUERTE –única película de esta edición (y de la historia del ciclo, creo) que no proviene de un relato (pero la hemos elegido por la calidad de su fantasma)– sería convertida en 2007 en un magnífico texto y espectáculo teatrales a cargo del National Theatre, adaptada por Tom Morris y Emma Rice. En cuanto a la mansión encantada, THE HAUNTING es una de las historias más imitada a posteriori por la burbuja inmobiliaria de casas encantadas y con ojos, y desde luego por su propio remedo en color, dirigido en 1999 por Jan de Bont, y con la presencia de Catherine Zeta-Jones, que hubiera sido una maravillosa viuda Muir.

El narrador de EL FANTASMA QUE PAGABA ALQUILER –otra historia fantasmagórica de Henry James– paseando por un camino de Medford decía: “Durante muchos días estuve pensando en aquella aventura, reservándome el placer de no revelársela a nadie. Si la casa no estaba encantada era una tontería de mi parte excitar en vano mi imaginación, y en caso de que lo estuviese, resultaba agradable apurar la copa del horror sin dejar que nadie la probara” ¹. Entre febrero y marzo, les invitamos a probar de esta copa.

¡Ah!, otro gran narrador, Ricardo Romanos, se aparecerá en carne y hueso (y por sorpresa) al inicio de algunas sesiones para contarnos alguna breve y deliciosa historia fantasmal que nos ayude a entrar en situación.

BERNARDO SÁNCHEZ SALAS, Coordinador del ciclo.

¹ Todolibro, Bruguera, 1981; traducción de Nuria Farré.

Ir al inicio del texto flecha